Regencia de Dulimbai

image.jpeg

La Dorada Dulimbai es la segunda potencia en el Sur, una nación fundada a partir de una cabeza de playa en una invasión de hace mil años, poco antes de la Fragmentación.
El Imperio Medio de una tierra lejana envió innumerables flotas de barcos para ocupar el continente en nombre de su Emperador. Dulimbai fue el primer lugar de desembarco en la costa de los territorios originales de la nación Patrian, sus habitantes originales fueron esclavizados o huyeron al Norte. Incluso ahora, muchas familias de Dulimbai tienen fuertes trazas de sangre Patrian.
Cuando tuvo lugar la Fragmentación, solo unos pocos años después, los invasores se vieron obligados a depender de su propia iniciativa y escogieron un regente entre los líderes militares. Varias dinastías regentes han nacido y caído en el transcurso de mil años, pero sus herederos todavía guardan una ficción de lealtad a su Emperador largo tiempo perdido.

Dulimbai es una tierra rica y culturizada, bendecida con fructíferos arrozales y buenas tierras de pastoreo en el Noreste.
La naturaleza jerárquica de la fuerza original invasora todavía puede apreciarse en el bajo estatus del plebeyo común. Estos xiaoren son casi indistinguibles de los esclavos que trajeron con ellos y se mantienen bajo el control de un magistrado de distrito y brutales gravámenes para financiar las hostilidades interminables con el vecino Imperio Patrian.
La única esperanza de un xiaoren es tener un hijo o una hija que destaquen en el Gran Examen, unas pruebas anuales dirigidas a probar el conocimmiento cultural o marcial de los candidatos. Profundamente conscientes de la distancia que les separa de la madre patria, los dulimbai conservan tercamente los modos y la estética de sus ancestros.
La maestría en el conocimiento de sus antiguos libros de poesía, música y jurisprudencia es el distintivo de un junzi, o ciudadano de la clase gentil. Aquellos desafortunados que no pueden dominar el pincel de escritura pueden probar, a cambio, su valor en habilidades marciales, cosideradas muy inferiores a la pericia en el arte de la caligrafía.
Los junzi forman la clase erudita de oficiales de Dulimbai, dirigiendo miriadas de puestos y posiciones requeridas para mantener la Regencia en marcha. Ssus retoñños no disfrutan de consideraciones especiales en la Gran Prueba, así pues, hay una presión constante por conseguir la excelencia.
Aquellos que la pasan con mayor gloria pueden optar a importantes puestos de oficial. Los éxitos mas mediocres se conformarán con una oficina modesta pero rentable, mientras que los que suspenden deben resignarse a un puesto auxiliar, en el mejor de los casos, consistente en llevar las decisiones tomadas por los oficiales mas cualificados.
Algunos candidatos adinerados gastan generosas cantidades de oro para evitar ese destino.
Las gentes de Dulimbai poseen un fuerte conservadurismo cultural y son reacios a la hora de aceptar cualquier cambio que pueda amenazar sus amadas tradiciones.
Corre el rumor que el punto muerto al que ha llegado la situación en la frontera con el Imperio Patrian se mantiene desde hace tiempo debido a que Dulimbai no quiere ganar la guerra si no mantenerla como costumbre.
Los junzi cosideran al resto de naciones como un atajo de bárbaros y mantienen una estricta postura de rechazo a cualquier tipo de costumbre o hábito extranjero que sea potencialmente una amenaza para su cultura.
Esto no impide a Dulimbai hacer negocios con Vissio y la República Resplandeciente bajo el aspecto de “tributos” al Regente y “regalos” a dichas naciones.
Los xiaoren de Dulimbai son disciplinados e industriosos y los frutos de sus granjas y minas pagan los lujos de los junzi y el armamento para la guerra contra el Imperio Patrian.
Los estudiantes extranjeros llegan a las universidades de Dulimbai, la mejor forma de absorber la sagacidad de sus poetas y estudiosos.
Las gentes de Dulimbai se encuentran en extensos territorios, en su mayoría son familias xiaoren que huían de vidas poco prometedoras para comenzar de nuevo en cualquier otra parte. Estos exiliados a menudo tienen sentimientos encontrados, en el mejor de los casos, sobre su anterior hogar.

POBLACION : 5% junzi, 85% xiaoren, 10% esclavos
GOBIERNO: el Regente Shun de la dinastía Yan gobierna en la capital, hábilmente asistido por una gran burocracia de sirvientes civiles. Los magistrados de distrito dirigen los asuntos de diario desde los mercados de pueblos y ciudades, bajo la supervisión de los gobernadores provinciales.
PROBLEMAS: las viejas tradiciones no dicen nada sobre los Godbound y la nobleza tiene ideas contradictorias sobre como lidiar con ellos.
La guerra con el Imperio Patrian es una llaga supurante pero demasiados puestos oficiales dependen de ella para asegurarse que siga en marcha.
Los xiaoren están amargados y resentidos y la dinastía Yan se ha vuelto decadente. Parece probable que se produzcan una o mas revueltas provinciales.

Regencia de Dulimbai

Crónicas de las Tierras Rotas simaehl umerue