LA BESTIA CAZADORA

El Dios que Merodea Desvanecerse ante el enemigo
Máscara de Hierbas Desaparecer brevemente en la Naturaleza
Garras de la Bestia Acechadora Tus golpes, desarmado, son silenciosos
El Sabor de la Sangre Rastrear un enemigo herido sin error
Diezmar los perros del Cazador Masacrar Bestias Guardianas
Mandíbulas Rojas del Frenesí Berserker contra el enemigo escogido

EL DIOS QUE MERODEA (Turno)
El Adepto escoge una driatura visible como presa y se vuelve imperceptible para ese objetivo.
Si el Adepto lanza un ataque con o sin armas contra la vítima, el éxito es automático y hace el máximo de daño. Una vez que el adepto ataca a un objetivo este se vuelve inmune a esta técnica durante el resto de la escena.
Sólo se puede seleccionar una criatura por vez y los enemigos mayores tienen una TS vs Espíritu para resistir.

MÁSCARA DE HIERBAS (Acción)
El Adepto se desvanece en el entorno natural externo, volviéndose imperceptible a todos los que lo buscan, durante un turno.
El efecto se rompe si ataca o llama la atención de alguna otra forma.
Cada uso de esta habilidad después de la primera en la misma escena requiere Comprometer Esfuerzo para la escena.
Los Enemigos Mayores harán una TS vs Espíritu para atravesar el engaño.

GARRAS DE LA BESTIA ACECHADORA (Constante)
Los ataques sin armas del Adepto cuentan como ataques con arma mágica y hacen 1d10 de daño.
Los ataques lanzados por el Adeptosofocan los gritos de alarma o de aviso hechos por la víctima durante un turno después del ataque.

EL SABOR DE LA SANGRE (Turno)
Una vez que el Adepto golpea una víctima o ha probado su sangre fresca puede, sin ningún tipo de error, sentir la dirección y la distancia de la presa hasta el amanecer.

DIEZMAR LOS PERROS DEL CAZADOR (Constante)
El ataque del Adepto contra bestias guardianas, naturales o mágicas, y otros sirvientes animales de seres inteligentes son éxito automático y el Dado de Batalla hace el daño máximo si se aplica exclusivamente a bestias.

MANDÍBULAS ROJAS DEL FRENESÍ (Instantáneo)
Comprometer Esfuerzo para el día y escoger un blanco. El Adepto puede utilizar su acción para hacer tres ataques contra el objetivo.
Puede repetir esta acción cada turno, pero la primera vez que use su acción principal para cualquier otra cosa que no sea atacar físicamente al blanco o deje de atacar al objetivo durante un turno termina de el poder y el don no podrá ser activado contra el mismo blanco durante el resto de la escena.
Movimiento, poderes de activación instantánea y en el Turno pueden usarse sin interrumpir el Don.
Si lo utiliza una criatura con ataques múltiples por acción, sus ataques permitidos se duplican, pero deben estar dirigidos todos contra el mismo enemigo.
Si se utiliza junto con El Dios que Merodea, sólo el primer ataque es éxito automático.

LA BESTIA CAZADORA

Crónicas de las Tierras Rotas simaehl umerue