Ancalia

image.jpeg

Tan solo cinco años atrás, el reino de Ancalia era un modelo de prosperidad. Bajo el sabio gobierno del Alto Negus Arad, el Elegido de Dios, Ancalia era una tierra verde de prósperas ciudades, ricos campos y gente agradecida al Único por su buena fortuna.

Dicha paz quizá trajo disputas entre los hereditarios señores jantirar y los kantibas designados por el rey en las ciudades y los grandes pueblos, pero los justicars itinerantes de las siete grandes órdenes de caballería eran rápidos en resolver tales dificultades con su sabiduría y sus espadas.

Todo esto se acabo hace cinco veranos. Por unos incomprensibles fallos en la maquinaria celeste, nueve inmensos Caminos Nocturnos aparecieron por el país. Hordas de no-creados deformes se desparramaron por Ancalia y la Plaga Devoradora alzó los cadáveres en forma de salvajes cascarones. Algunas ciudades fueron masacradas en unos días aunque que otras tuvieron tiempo de ser evacuadas mientras las órdenes de caballería contenían el flujo el tiempo suficiente para que los habitantes huyeran. La pérdida de vidas fue terrible y las antiguas órdenes fueron casi totalmente destruidas por su sacrificio.

Los supervivientes de Ancalia se han retirado a enclaves costeros y a unos pocos refugios apartados donde las abominaciones no pueden cazarlos con facilidad. Muchos han querido salir por completo de Ancalia, pero sus vecinos no les han recibido con agrado. La gente dice que el Alto Negus Arad debía haber estado entrometiéndose con alguna clase de teurgia prohibida o alguna reliquia peligrosa para haber traído tal catástrofe sobre su pueblo. La gente común teme que los Ancalianos traigan el desastre con ellos, mientras que los mas sabios a penas pueden convencerse a si mismos a considerar que tal monstruosa ruina podría golpear aleatoriamente sus naciones también.

De momento, los hombres y mujeres supervivientes de Ancalia se refugian bajo la protección de mezquinos señores de la guerra, oficiales supervivientes y audaces saqueadores. Algunos de esos señores son desinteresados defensores de la gente común. La mayoría son hombres y mujeres desesperados capaces de cualquier cosa por conseguir un mes mas de vida para su comunidad, a costa de cualquier precio que paguen otros. Algunos no son mas que reyes bandidos, saqueando a otros supervivientes para obtener lo que quieren o necesitan. Todos temen las ciudades en ruinas de Ancalia y a las criaturas que todavía las habitan, pero a veces la necesidad de los bienes en su interior supera el terror mortal.

Los famosos caballeros de Ancalia están casi extinguidos, pero unas cuantas espadas errantes todavía patrullan las tierras. La mayoría de estos supervivientes actúan de acuerdo con los antiguos códigos de sus órdenes, a los principios de coraje, honor, piedad y dedicación a la justicia. Mas allá de estos principios, cada orden es fiel a un conjunto diferente de virtudes, ya sea el consuelo del sanador de la Orden Surcessant o la defensa inquebrantable de la gente común de los Pavians. Cada caballero ordenado tiene todavía el derecho de juzgar a cualquier que no sea de la familia real, pero ejercer esta autoridad es un asunto complicado en estos días.

Los Ancalianos son gente morena, lo mismo que el linaje de Akeh como los Patrians y los ancestros de los Vissians. Antaño gente pacífica dada a la arquitectura mas fina, la educación mas solemne y una devota adoración por el Único, estos últimos años han matado a la mayoría de aquellos que no son capaces de llevar a cabo duras acciones para preservar sus propias vidas. Muchos todavía luchan por mantener la sociedad ordenada y razonable que una vez fue, pero los temibles peligros de la naturaleza y la escasez en sus hogares a veces obligan a actos desagradables.

POBLACIÓN: desconocida, aunque en su esplendor alrededor de los cuatro millones.

GOBIERNO: En las zonas donde aún habitan humanos están bajo el dominio de señores de la guerra y antiguos oficiales, muchos de los cuales se consideran con derecho al título de Alto Negus de Ancalia. La influencia de tales señores de la guerra no se extiende mas allá de la sombra de su espada.

PROBLEMAS: la tierra está sobrepoblada de monstruos que han entrado a través de los numerosos Caminos Nocturnos que han aparecido por todas partes. Sus vecinos están convencidos que Ancalia se ha provocado a si misma este desastre por mezclarse con fuerzas desconocidas. Los aventureros y militares foráneos se dedican al saqueo de el país en ruinas sin el conocimiento de los supervivientes.

CONCEPTOS: Noble caído, caballero errante, cazador de monstruos, saqueador de ruinas, explorador de los Caminos Nocturnos, señor de la guerra fallido, rebelde contra un señor de la guerra, granjero sobrepresionado, hijo de refugiados, hechicero investigador, mercenario veterano, heredero real perdido.

Ancalia

Crónicas de las Tierras Rotas simaehl umerue